Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Vídeo de Boda en Covadonga y Cangas de Onís, Asturias

Asunta y Nacho, Vídeo de Boda en la Basílica de Covadonga y en el Parador de Cangas de Onís, Asturias

Vídeo de Boda en Covadonga, Asturias.

Asunta y Nacho se dieron el ¡Sí Quiero! en uno de los lugares más bonitos y espectaculares de nuestro país, la Basílica de Santa María la Real en Covadonga, Asturias.

Asunta llegaba en un coche clásico americano, un Cadillac Eldorado Cabrio 1954 y vestía un traje de su amiga y diseñadora Claudia Llagostera de la firma Lentejita.

De la fotografía se encargó nuestra compañera Mercedes Blanco de la empresa Dada la Coyuntura, fotografía de boda en Asturias.

La celebración tuvo lugar en otro paraje natural con unos paisajes también típicos de la zona, el Parador Nacional de Turismo de Cangas de Onís.

¡¡¡ Vivan los novios !!!

La basílica de Santa María la Real es un templo religioso de culto católico situado en Covadonga, Principado de Asturias (España), declarado basílica menor el 11 de septiembre de 1901.

El templo fue ideado por Roberto Frassinelli y levantado entre 1877 y 1901 por el arquitecto Federico Aparici y Soriano, de estilo neorrománico, construido íntegramente en piedra caliza rosa.

En 1777 un incendio destruyó el antiguo templo, que se encontraba contiguo a la Santa Cueva donde se veneraba y se venera a la Virgen de Covadonga (La Santina), conmemorativo de la batalla de Covadonga. Se decidió entonces levantar uno nuevo a modo de monumental santuario, para lo que se pidió limosna en toda España, con la oposición del cabildo, ya que los canónigos querían reconstruir el templo de la Santa Cueva y el santuario ideado por el arquitecto Ventura Rodríguez, que nunca pudo llevarse a cabo.

El empuje definitivo para la construcción no llegó hasta un siglo después y sería el rey Alfonso XII el que se interesase en la conclusión de esta obra. El diseño clasicista de Ventura Rodríguez, de difícil y costosa construcción, dará paso a un diseño neomedievalista. La idea original de este nuevo proyecto fue del erudito alemán conocido como el alemán de Corao (Roberto Frassinelli), que era gran dibujante pero no era arquitecto y tuvo que ceder su puesto al arquitecto Federico Aparici, titulado de la Academia de San Fernando; aun así el alemán tuvo tiempo de dirigir las obras de la cripta.

La basílica presenta una gran unidad estilística, dentro de los cánones del estilo románico en el que fue concebida. El edificio se asienta sobre una gran terraza. Presenta tres naves, la central notablemente más alta que las laterales, con transepto y cabecera rematada por tres ábsides escalonados; las naves se cubren por bóvedas de arista. La fachada principal llama la atención por las esbeltas agujas que rematan las torres. El acceso se forma por un pórtico adelantado a la nave, con tres arcadas de medio punto. En todo el edificio destaca la tonalidad rosácea por el tipo de piedra caliza que contrasta con el verde del paisaje.

En el interior, destaca la imagen de Nuestra Señora, que recibe culto en el altar mayor, obra del escultor decimonónico Juan Samsó.1 Debemos destacar la puerta del sagrario, obra de Alfredo Miranda (1911-2009)

En la explanada de la basílica son reseñables:

la Campanona, campana de tres metros de altura y 4.000 kilos de peso construida en 1900 en La Felguera, donada por el conde italiano Sizzo-Norris y Luis Gómez Herrero;

la estatua de bronce de Pelayo de 1964, del escultor Eduardo Zaragoza;

el obelisco con la Cruz de la Victoria es de 1857, levantado por los duques de Montpensier; la tradición dice que fue el lugar en que don Pelayo fue coronado rey;

el monasterio de san Pedro, es Monumento Histórico Artístico. Se cree que fue fundado por Alfonso I, pero fue reformado en diferentes épocas. De época románica conserva parte de sus muros y sus tres ábsides escalonados y semicirculares. En el siglo XVII se construyó el nuevo claustro de planta rectangular con dos niveles, el inferior de arcos de medio punto y el superior con arcos carpaneles. En 1687, se remodela el monasterio dándole su portada barroca, coronada por un frontón. En el XVIII otra reforma, dota al edificio de nave única y cubierta de madera.

Los comentarios están cerrados.